Loading...
Pruebas COVID-19

Pedir cita
Pruebas COVID-19

Pruebas diagnósticas para detección del virus SARS-CoV-2
(COVID-19 CORONAVIRUS)

No existe una única prueba para detección del virus SARS-CoV-2. Todo lo contrario, a medida que se propaga la pandemia, en paralelo surgen nuevos métodos y enfoques analíticos de la mano de los investigadores.

Existen cuatro formas de identificar un contagio: la prueba PCR, el test rápido de antígenos, las pruebas serológicas por técnicas de inmunoensayo y por la inmunocromatografia (kits rápidos).

Las dos primeras vías buscan físicamente la presencia del virus en la muestra biológica que se extrae de las fosas nasales y de la garganta del paciente.

La tercera y cuarta no buscan directamente el virus, sino los anticuerpos que se hayan generado a partir de la respuesta inmunológica. Ésta se realiza con una muestra de sangre.

Pruebas que realiza el centro médico El Pla:
  • TIPO
    TARIFAS
  • PCR
    120 €
  • Test IgM
    40 €
  • Test Elisa (IgG, IgM)
    80 €
  • Test rápido de antigenos
    45 €

La PCR, la más fiable

La Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) es la más sensible de las pruebas del coronavirus. Gracias a la amplificación exponencial es capaz de reconocer incluso cantidades ínfimas del patógeno. El método se basa en una técnica muy conocida y ampliamente utilizada, que brinda el resultado en unas horas. Detecta la presencia del virus desde el inicio de la infección, a través de una muestra extraída, con un bastoncillo, de la nariz y de la faringe.

Test rápido de antígenos, poco sensible y menos fiable.

El sistema de funcionamiento es similar a un predictor de embarazo. La extracción de la muestra es la misma que con la PCR. Este tipo de prueba es mucho más rápida y se obtienen resultados en poco más de un cuarto de hora. Ahora bien, el análisis es menos profundo, ya que solo detecta los antígenos, las proteínas que hay en la superficie del virus. De ahí que según estudios realizados, la sensibilidad sea solo de entre el 30 y el 40%. Se ha demostrado que puede dar un número elevado de falsos negativos y por ello, la propia Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica recomienda reforzar con un PCR los negativos.

Test serológico, la clave para el futuro

Gracias a estas pruebas serológicas se podrá calcular qué parte de la población ha superado la enfermedad y cuál es todavía susceptible de ser contagiada. Se podrá, por lo tanto, dimensionar de forma real los efectos de la pandemia.

Nos permite detectar quien ha pasado el coronavirus y quién no. La extracción de la muestra se hace a través de una gota de sangre por digitopuncion y el resultado se obtiene rápidamente. Empieza a ser útil a partir de una semana después de haberse infectado, cuando el cuerpo comienza a reaccionar, detectando si hay o no anticuerpos. Es una prueba cualitativa, es decir, como resultado tendrías dos opciones: positivo o negativo.

Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo. Esta prueba no sirve para una fase inicial, ya que no detecta el virus, sino que se basa en la respuesta inmunológica del individuo ante el mismo.

Son los test serológicos por técnicas de inmunoensayo (ELISA), la cual requiere de personal especializado para la extracción de la muestra venosa y de equipamiento y personal entrenado para la realización de la técnica. Sin embargo tiene la ventaja de que permiten conocer la clase y subclase de inmunoglobulinas, así como la cuantificación y de tener la mayor sensibilidad - especificidad.

Los anticuerpos de tipo IgA e IgM son marcadores de infección recientes y presentan características de utilidad similares. Ambos son marcadores tempranos y se detectan en un 90% de los casos entre los días 4 a 7 de la infección, siguen aumentado hasta el día 14 y luego empiezan a disminuir.

Los anticuerpos de tipo IgG se detectan algo más tarde (media día 8 post infección) y aumentan hasta las 3 semanas aproximadamente. Luego van descendiendo de forma gradual. La valoración cuantitativa de anticuerpos IGG nos permitirá ver la evolución de la infección y los procesos de seroconversión, así como las fases de recuperación.

Se recomienda la evaluación de IgG junto con un marcador de infección reciente (IgM o IgA) para hacer una valoración conjunta y aumentar la sensibilidad diagnostica.

En cualquier caso, serán nuestros servicios médicos generales quien, tras evaluar el paciente, diagnostique la prueba